Mañana es otro día! 

Ya van 24 días desde que Maria vino a darse un paseito por la isla. Y ayer, no fue de mis mejores días. De hecho no había tenido un día así todavía. Estaba bastante irritada con todo, pero especialmente con la bendita comunicación. Tratar de coordinar una mudanza, vender un carro y todos los trámites que conlleva irme de PR es un verdadero dolor de cabeza si no logras comunicarte con quien te tienes que comunicar y si te toma 2 horas en llegar a donde generalmente llegarías en 30 min. Y obviamente añadiéndole todos los demás factores que están afectando al resto de la isla. La verdad es que por lo que esta pasando nuestra gente y la isla, esta del cará’…

Salir a la calle es como jugar Rush Hour en el nivel 100 y colgarte cada vez. Los mosquitos tienen un “fatal attraction” conmigo, porque aunque seamos 10 personas afuera, solo me pican a mi! Con el calor que hizo hoy, y lo mucho que sudé empacando cajas, no había cubito de agua que pudiera quitarme lo adoba’ que me sentía.
Ayer mi única meta, era poder terminar el día sin enredarme a bofetá’ con misma. Hoy vi todo lo que sucede a nuestro alrededor con ojos de frustración y cansancio. Hoy no estaba pa’ escuchar ni un “PR se levanta”. Soy humana, y hoy me sentí frustrada y cansada ante todo lo que sucede y ante nada de lo que se hace. 

Nosotros (mi adorado tormento, mis hijas de 4 patas y yo) ya tenemos fecha de salida por razones que ya antes les mencioné, pero no se crean que eso lo facilita todo. Irse es difícil de por sí, y más duro el golpe cuando es durante el momento más difícil del país. Irnos a sabiendas de que familiares y amistades seguirán en estas condiciones y que uno no puede hacer nada al respecto, pues es desesperante. 

Pero como hoy es otro día, ya me siento mejor. Y para no perder el humor, a continuación una lista de las cosas que María me dejó:

1.Me he certificado buscando cosas en la oscuridad(el que me conoce sabe que soy pésima buscando y que ni la luz me salvaba para encontrar las cosas) 

2.Aprendi a usar la misma toalla más de una semana, y hacer un back-to-back de un set de ropa 2 días consecutivos. 

3.Ya mismo puedo hacerme trenzas en las piernas. No se ustedes, pero si antes se me olvidaba afeitarme, ahora eso ni pasa por mis pensamientos.

4.En 3 semanas, me he comido 35lbs de pan Sobao; las que no me he comido en todo un año.

5.Ya tengo experiencia durmiendo en todo tipo superficies con tal de buscar un vientito que me refresque.

6.Mi pelo parece que le vendió el alma a los hippies y quiere convertirse en dreads.

7.Me levanto a horas de la mañana (4/5am)nunca antes vistas.

8.Matar mosquitos es mi nuevo cardio y lavar la ropa a mano me tiene los brazos más peposos que cuando entrenaba.

9.Aprendí a bañarme con agua fría ya que hasta el calentador solar se lo llevó María.

10.Maria me dejó los “sugar cravings” en high y me como una cantidad exagerada de munchies como si no hubiera mañana. 

En fin, hoy reflexioné sobre la importancia de aceptar la imperfección de ser humanos. Hay que abrir espacio para las emociones reales y dejar que fluyan, aunque a veces no sean las más positivas. Si no fuera por los días difíciles, no sabriamos lo que son los días buenos. Así que acepta tus emociones y suéltalas al universo. Quéjate y llora si es necesario, y luego sigue caminando. Nadie puede decirte como sentirte o cómo procesar tus propias situaciones, cada quien es dueño de su propio camino. Mañana es otro día, una nueva oportunidad para vivir, ser agradecido e intentarlo otra vez!

*L 

Ser puertorriqueño; se nace y se aprende a serlo. 

Hace exactamente 10 años partí de la isla hacia Nueva York tras mi sueño de estudiar y jugar voleibol Div 1. No fue hasta que me fui que realmente entendí lo afortunada que era de ser puertorriqueña. Entendí lo que era extrañar tu gente, tu isla, la comida y tantas cosas más. Nunca planeé regresar a la isla cuando terminara mis estudios, pues tenía muchas oportunidades de progreso allá. Pero la vida es así y me llevo de vuelta a casa. 

Hace 5 años, un 20 de junio regresé a la isla, graduada con un Bachillerato en Biología Humana(pre-med) y concentración en Desarrollo. Los que me conocen saben porque regresé. Nada mejor que regresar a casa con la familia en lo que me podía establecer económicamente, regresé con muchos deseos de salir adelante y bien ilusionada de construir mi futuro. Además de que podría jugar en la Liga de Voleibol Superior en PR con lo cual había soñado desde pequeña. Jugar en la liga de aquí les confieso fue una experiencia grata por las compañeras y experiencias vividas en cancha, pero la realidad es que fue una gran decepción por la falta de profesionalismo administrativo. Pero no quiero entrar en detalles, de eso puedo escribir un artículo entero luego. 

Inicialmente tomé el primer trabajo que me dió la oportunidad y creyó en mi, aún cuando no era nada de lo que yo buscaba y ni experiencia tenía con niños. Al sol de hoy es el único trabajo que he tenido. Realmente fue una bendición y una oportunidad de crecimiento increíble, sin mencionar la familia extendida que me regaló. Pero, es de esos trabajos que desafortunadamente no son para toda la vida.  No les niego, que mis primeros meses y hasta años de vuelta en la isla fueron duros. Fue como darme contra la pared. Me había convertido en una extraña en mi propio país. Mi círculo de amistades de la escuela ya tenian nuevos amigos de la universidad. Los lugares que frecuentaba antes, ya no estaban. Yo llevaba 5 años fuera y muchas cosas ya habían cambiado. Literalmente, había regresado a empezar de 0 en la isla que me vio crecer. Fue duro y muchas veces me quise ir ante la desesperación de sentirme así. 

1 año luego de haber regresado, procedo a solicitar para entrar al Recinto de Ciencias Médicas para continuar mis estudios. Y como nada es fácil, durante mi proceso de solicitar a mi familia le toca la dura noticia de que el trabajo de mi mamá iba a recesar operaciones en la isla, lo que tendría eventualmente consecuencias en mi intento de estudiar. Como algunos saben, mi mamá es de Bélgica;nacida y criada, pero ya llevaba 27 años desde que Puerto Rico la adoptó. Si habia alguien que no se quería ir de aquí, era ella. En 27 años mi mamá había aprendido el español tan bien como su lengua madre, había visitado todos los rincones de la isla, le encantaba ir a la playa, y cocinaba un buen arroz blanco (amogollado) con “corned beef”. Nos había criado a mi hermano y a mi con un mezcla cultural entre europeos y puertorriqueños. Y aunque habían muchas cosas de la cultura de Puerto Rico que nosotros no experimentábamos, la realidad es que mi mamá hizo un gran trabajo, sin duda, no me podría haber tocado mejor mamá que ella. 

Para cuando mi mamá le toca irse, a mi me tocó decidir si irme con mi familia o quedarme en PR. Por un momento pensé irme, si total me sentía como una extraña en mi propio país. Pero me quedé, sin saber realmente porque y aún sabiendo que no podría continuar con mi plan de estudiar a tiempo completo pues me tocaría trabajar para poder sobrevivir sola por acá. Además de que estaba en una relación seria con mi actual compañero de vida, tenía fé de que aunque no fuera como lo había planeado iba a poder salir adelante y disfrutar de lo lindo de vivir en mi país aunque fuera sin mi familia.

 Me quede con mi trabajito part-time de instructora de clases para niños que tanto me gustaba y jugando voleibol. Me quedé a construir mi propia vida desde cero con mucho entusiasmo y esfuerzo, pues nada fácil era trabajar y jugar voleibol, todo a tiempo completo, y que la recompensa económica no diera abasto. 

Van 4 años desde que decidí quedarme. No me arrepiento en lo absoluto. Pero dozenas de solicitudes de empleos más tarde, billes en las nubes, y cuentas sin fondos, nos toca en los momentos más difíciles de nuestro país, tomar la decisión de partir a abrir camino en otro lado.  Han sido años de crecimiento, de madurez, de enriquecimiento. Años de vivir en austeridad y solo vivir con lo esencial, con el dinero siempre contado para la compra. Gracias a nuestros padres por enseñarnos el valor de la sencillez y que los lujos y las comodidades no son esenciales. 

Hace unos días entendí, porque el haberme quedado era parte esencial en mi camino en la vida. Me faltaba tanto por aprender de mi pais por las circumstancias (mezcla cultural)en las que me crié. Gracias a estos años que me quedé en la isla, aprendi a ser más puertorriqueña; ahora sí que tengo lo mejor de dos mundos! Aprendí todas las cosas que mi mamá no me pudo enseñar (por razones obvias). Visité lugares de la isla que no sabia que existían, aprendí a cocinar muchas comidas de aquí que no sabia hacer y he comido platos típicos de PR que nunca había comido (gracias a mi suegra). Disfrute Navidades mucho más puertorriqueñas de lo que estaba acostumbrada. Puedo decir que aprendí un poquito a bailar salsa y a pasarla bien en los chinchorros. Y como olvidar los famosos road trips de guiar horas para ir a comer a un restaurante en el campo donde harías 2 horas de fila para comer. He aprendido a valorar más el español y los pequeños detalles de nuestra cultura tan única. Adquirí una familia extendida de la cual estoy muy agradecida. Y llevo con mucho más orgullo, a donde quiera que vaya, la cultura puertorriqueña.
Ser puertorriqueño; no sólo se nace, también se aprende. O por lo menos, así me tocó a mí. A través de mi mamá y mis vivencias, aprendí, que no solo se es puertorriqueño viviendo aquí. Ella es de Bélgica, vive en Texas, y lleva a Puerto Rico como si hubiera nacido aquí. De hecho, ahora que vive lejos me hace enviarle maduritos y sazones y hasta pan sobao de aquí. Pronto me tocará a mí, pero me voy tranquila, porque sé que no importa dónde esté, Puerto Rico vive en mi. 

*L

5 morning habits to have great day!

Hello everyone!

Hope your September Intentions are going well so far. I want to talk a little bit about morning routines. Do you have one? If that’s a no, then here’s why you should get one started.

What you do in the morning is important because it sets the tone for the rest of your day. If you get up too late, then you will end up rushing trying to get everything done, getting ready in a hurry and you will most likely skip breakfast at this point. And as we all know, mornings are that time of the day where the most random situations come up unexpectedly. Like an orange juice spill right before you walk out the door, a flat tire, the dogs ran out, and the hundreds of scenarios that can happen if you are a mom(which I am aware just because I work with children, but really, though, I have no idea what mornings with children are like). So, plan ahead and have plenty of time to deal with whatever comes up.  Your body will thank you later, as you will keep the “stress hormones” (I’ll talk a bit more about those in a future post) at bay.

Going back to good habits… We must remember that we all live under different circumstances, and therefor this is just a guideline to help you create your OWN morning routine. Let’s take a look:

  1. Wake up at a comfortably “early” time – (what is that? does that even exist; comfortably early?) Yes, it exists. And it is different for everyone, based on their jobs, lifestyle,etc… With this I suggest waking up at a time that allows you to complete all the things you usually do in the morning, but most importantly it’s a time were you know you can wake up on most days. Keep it real. Don’t go for waking up at 4:30 am if you know you won’t be able to stick with it, and just the part of waking up will stress you out.  For me, waking up 1.5 -2 hours before my departure is time enough to do my morning routine at a calm pace. I personally take into consideration that waking up before 6am is not an option for me, because I am just not that kind of early bird.
  2. Do something you enjoy – first thing in the morning, do something you really enjoy. This will make you happy and it feeds your soul. It can be anything, really! Like reading a inspirational reflexion, just cuddling in bed 10 minutes before getting up, reading a book, checking your agenda, drinking a cup of coffee or tea, etc… For me, that means drinking my cup of warm water with lemon and honey(it gets your metabolism and system going) while I relax on the couch. Take 5-10 minutes to really enjoy your moment. Remember, you are more likely to feel energised and motivated after doing something you enjoy!
  3. Get moving! – getting some movement bright and early has many benefits like increased metabolism and increased physical/mental energy. Ideally, making time to workout in the morning is the best way to go. It doesn’t have to be a super long workout, actually some 15-20 minute circuits will do just fine. But… we all know this is not so easy for everyone. Personally, I like eating well before working out because I tend to feel dizzy and weak if I don’t. So if I was to get a good workout in during the morning, then I would have to get up extra super early to eat, digest and then workout.  So I decided that my main workout won’t be happening in the morning, except on my days off, that I truly enjoy working out at around 8:30-9am.  So, what do I do instead? I roll out my mat and just get some movement in. Some days I do some light stretching, or a quick yoga routine, or a brief circuit of 2-3 floor exercises (push ups, planks, glute bridges,supermans) to get blood flow going.  Other days I go for a 10 min morning walk with the dogs. This only takes me about 10-15min most. I often include some breathing/meditations as well, this too gets your blood flowing 🙂
  4. Eat well – take time to sit down and eat. Your body has been resting all night and needs nutrients to get going again. If you haven’t yet, drink a full cup of water before eating and take time to enjoy your meal. As you all may heard, breakfast is the MOST IMPORTANT meal of the day, so make it a good one. It should include protein to help you stay fuller longer and carbs to provide you some energy. A few options are boiled eggs with a side of toast, warm oatmeal or overnight oats, scrambled eggs with vegetables or green smoothie. There are lots of options, just DONT LEAVE YOUR HOUSE WITHOUT EATING BREAKFAST! *more on quick breakfast options coming soon*
  5. Set your goals and affirmations for the day – last but not least! Organise your day starting with setting small daily goals. Whatever that means for you. It could be finishing up a task at work, staying more present during the day, smiling more, finishing your to do list, slowing down, etc… Together with your goal, don’t forget to set your affirmation for that day. In case you are wondering, when you make an affirmation it is basically you being in conscious control of your thoughts. Affirmations are short, powerful statements, that become conscious thoughts and since our minds are so powerful it can help us set the tone for our day. For example, I am motivated and focused today! Remember, you are what you think, so think positive. For me this particular part of my routine means writing. I enjoy writing, so every morning while I eat breakfast I take a moment to write down  1 thing I am grateful for, 1 goal and 1 affirmation. This grounds me and helps me keep it present  throughout the day.

    Now that I have shared my morning routine with you all, I hope you find it useful to create your own. Remember, its all about finding something that WORKS FOR YOU…on most days. Have in mind that some days are just a little different and thats ok too. That’s the beauty of finding your Happy Medium ❤

    PS:I would love to hear from you all whats that 1 thing you do in the morning that helps you start your day off right! Don’t forget to spread the love and share the good stuff with your friends 🙂

    Stay balanced and live fully, until next time!

    *L